“Entre dos tierras: así se encuentra el libro electrónico en actualidad y así lo definió el consultor, periodista y blogger Darío Pescador en la clausura del primer Congreso del Libro Electrónico celebrado el pasado 24 y 25 de octubre en Barbastro (Huesca). Especialistas del sector se reunieron en un foro de debate y reflexión que superó las expectativas de asistencia, con más de 250 personas acreditadas al encuentro, 39 ponentes y 40 periodistas de todo el país que no quisieron perderse esta cita de referencia. Tal ha sido la repercusión, que el director del encuentro, Fernando García Mongay, afirmó que el año que viene se celebrará una segunda edición.

El momento de transición en el que nos encontramos sirvió como punto de partida para hablar de la lectura digital. Los precios, los nuevos soportes de lectura, la autoedición, los ebooks en la educación y el diseño de estos libros electrónicos, fueron solamente algunos de los temas que se abordaron en el congreso. La conferencia inaugural, a cargo de Ezequiel Szafir, vicepresidente de Kindle Europa (el dispositivo de lectura más vendido, perteneciente al gigante americano Amazon), descubrió a los congresistas que ya se venden el doble de libros digitales que de impresos y que cuando un usuario cuenta con un Kindle compra cuatro veces más libros en formato digital.

Conclusiones y futuro

Las editoriales tradicionales se quejan de que los precios reducidos de los libros electrónicos no pueden sostener a la industria. Luis Solano, fundador de Libros del Asteroide, criticó que las autoridades no hayan equiparado a la industria digital con el libro impreso. “Tenemos un mercado ocho veces más pequeño del que nos correspondería porque no tenemos unas leyes que protejan la industrial del ebook, cuando sí que protegen a la industria en papel. El IVA del ebook es del 21% cuando el del papel es del 4%”, expuso. Los ebooks en la educación, sobre todo en universidades, son ya una realidad, pero los alumnos todavía prefieren los libros impresos, y más si los ebooks no cumplen con sus necesidades.

Autores, editores y plataformas deben aunar esfuerzos y mantener la cadena de valor editorial. Para el escritor Manel Loureiro, autor de Apocalipsis Z, aseguró que “el sistema vertical de publicar sólo lo que quería el editor ha sido sustituido por el horizontal, gracias a la llegada de internet, donde los propios lectores deciden qué se publica”. Aunque no es el caso de Loureiro, cada vez hay más autores que deciden publicar sus obras sin ser cobijados por editoriales tradiciones, la autoedición como alternativa ocupó muchos debates dentro de este encuentro.

Al congreso asistieron representantes de Google, Kindle y Tagus, quienes mostraron los nuevos tipos de tabletas que salen al mercado y sus ecosistemas de funcionalidades. Para Koro Castellano, directora de Kindle España y Portugal, “lo importante es que se te olvide qué es lo que tienes en las manos cuando estás leyendo”. Por otro lado, el presidente de CEGAL, Juan Manuel Cruz, mostró su preocupación por la ley que protege los derechos de autor en nuestro país. “No se puede hablar de la sostenibilidad del trabajo intelectual si no se garantiza con una ley adecuada que proteja los derechos de autor”, afirmó.

Por su parte y para finalizar, Javier Celaya, socio-fundador de dosdoce.com, cerró el congreso con una magistral charla dando consejos a editores, los cuales deben invertir y perder, optar por tecnologías que se basan en el consumo real de los lectores y augurando que las plataformas de autoedición, capaces de detectar nuevos hábitos de lectura, se van a convertir en un nuevo canal de venta.

Haz clic en el siguiente enlace para ver las fotos tomadas en el congreso.

Dejar una respuesta